Arda Turan, una carrera de cambios inoportunos

La posición de mediapunta siempre ha sido muy especial, pues requiere unas características tan específicas que solo unos pocos pueden ocupar ese lugar dentro de una alineación. La calidad, el desborde, el regate, el pase y, a menudo, el tiro de lejos, son algunas de ellas. Todas las tenía el protagonista de este artículo, aunque las disfrutamos en LaLiga por poco tiempo. Hoy, en Desde El Córner, averiguamos cómo le va a Arda Turan.

El jugador otomano brilló en el Atlético de Madrid, al que llegó procedente del Galatasaray por aproximadamente doce millones de euros en el verano de 2011. Con los colchoneros, fue pieza fundamental en todas las temporadas, acumulando más de cuarenta partidos en cada una de ellas. En total, anotó veintidós goles y dio veintisiete asistencias. Levantó la Copa del Rey de la campaña 13/14, y LaLiga de la 14/15. No obstante, se perdió por lesión la final de UEFA Champions League que los rojiblancos disputaron ante el Real Madrid, que finalmente se coronó como campeón. Un curioso recuerdo que nos deja Arda Turan fue en un Atlético-Barça de Copa, cuando tras una entrada se le sale la bota. El colegiado no indicó falta, y el turco lanzó el calzado que había perdido al asistente en señal de disconformidad. Sorprendentemente, le amonestaron con tarjeta amarilla.

En el verano de 2015, cambió Madrid por la ciudad Condal. El FC Barcelona desembolsó cerca de cuarenta millones de euros por él. No obstante, el jugador no pudo debutar hasta el mes de enero porque al Barça le prohibieron inscribir jugadores, por un caso relacionado con fichajes de menores. Sin duda, esos meses le pasaron factura. Nunca consiguió alcanzar el espléndido nivel que demostró tener en el Atleti. Apenas estuvo dos campañas, en la que jugó cincuenta y cinco partidos, ganando una liga y dos copas. 

En la 17/18 marchó de nuevo a Turquía a mitad de temporada para jugar en el Istanbul Basaksehir, un equipo impulsado por el gobierno turco que sin duda merece un artículo. Allí, hizo historia ganando la primera liga en la historia del club. Para acabar su carrera, decidió fichar por el equipo donde empezó, el Galatasaray. Una vez retirado, en el tramo final de la 22/23, el Eyüspor, que juega en la segunda categoría del fútbol turco, lo nombró entrenador. Fue una decisión sorprendente, porque el equipo estaba luchando por ascender. Con el ex colchonero en el banquillo, solo ganaron un partido de los últimos cinco, quedando, finalmente, como sexto clasificado. 

En esta campaña la situación de su equipo ha mejorado mucho. Es líder con treinta y tres puntos, y es un claro candidato al ascenso. Aunque no hay que sacar conclusiones precipitadas, parece que este cambio sí ha beneficiado a Arda Turan, aunque en un principio fuese controvertido. Todavía hay que ver a dónde llega la nueva aventura de aquel excelso mediocentro que tantas tardes de gloria dio en el Calderón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

P